dimarts, 24 de novembre de 2015

[W40K] Augurios de Oscuridad, Los Defensores

Astra Militarum: El brazo defensor de Elohim 


Hace varios años el gobernador Lochfinn decidió enviar varias patrullas de exploración por los sectores más cercanos a los polos. Después del descubrimiento de las dos pirámides gemelas, sus temores se hicieron realidad: habían estado sin saberlo viviendo en un planeta el cual había contenido una antigua civilización hace ya mucho tiempo. 

Gracias al emperador, Lochfinn decidió pedir ayuda y transferir a Vostroya todos sus descubrimientos del asunto. El consejo decidió enviar a uno de sus comandantes más jóvenes y más capaces, Dimitri Volganov. Dimitri creció y se educó junto a Lochfinn, siendo amigos durante la infancia. Una vez reunidos los dos amigos otra vez, Lochfinn pensó que a lo mejor tendrían alguna oportunidad para salvar el planeta. 

Dimitri fue puesto al día y el gobernador decidió transferirle el mando, al menos de una manera temporal. Ya que Dimitri tenía mucha más experiencia militar, la primera medida tomada fue aumentar a un nivel de alerta 4 para poder repeler cualquier ataque que se produzcan tanto desde el interior del planeta como desde su atmósfera. También aumentó y reforzó las seis fortalezas planetarias para cualquier contingencia posible. 

Debido a eso las bajas en la primera acometida de las legiones traidoras fueron mínimas. Una vez trabajando codo con codo con los capítulos de Marines Espaciales que se presentaron a socorrer al planeta, se decidió investigar todas las ruinas xenos encontradas en el planeta, ya que debido a sus particularidades no se podían analizar con ningún tipo de equipo tecnológico disponible por Vostroya. Estos intentos infructuosos han ocupado casi seis meses desde que se inició la contienda. 

Gracias al comandante Volganov y a la gran mediación del gobernador Lochfinn se ha creado una alianza a tres bandas: Vostroya, los Marines Espaciales que vinieron a auxiliar a Elohim (aunque algunos a muy regañadientes aceptaron el tratado) y el imperio Tau. Se ha decidido eliminar cualquier vestigio de la antigua civilización. Si el Imperio del hombre no puede hacerse con esta tecnología, tampoco se lo va a dejar a los enemigos del Emperador. 

Que el Emperador nos ilumine con su luz y lleve la justicia a los rincones más oscuros de Elohim.


En busca de los caídos, Ángeles Oscuros


Los Ángeles Oscuros son considerados uno de los mejores Capítulos de Marines Espaciales, siendo especialmente respetada el Ala de Muerte. Sólo los miembros más importantes del Capítulo de los Ángeles Oscuros conocen el terrible e ignominioso secreto de lo sucedido hace diez mil años, un secreto que ha llevado a los Ángeles Oscuros a emprender la búsqueda a través del tiempo y del espacio de la batalla final, que supondrá su redención o su condenación definitiva. Aunque los Ángeles Oscuros son requeridos para desempeñar muchas misiones en el nombre del Imperio, la caza de los Ángeles Caídos es una tarea permanente y prioritaria en el la que el Círculo Interior nunca descansa.

La fuerza de combate capitaneada por Paccael, veterano y condecorado por su incesante persecución de los ángeles caídos, permanecía estacionada en la fortaleza-monasterio de La Roca, un gran asteroide que sirve de base de operaciones a todo el capítulo de los Ángeles Oscuros. Con la llamada de socorro del planeta Elohim III, Paccael reunió a varias escuadras y miembros de diversas compañías para ir en la defensa del planeta.

El hecho de que las legiones del caos y algunos agentes caóticos han sido los instigadores de esta contienda, ha avivado los rumores de que es posible que algún ángel caído pueda ser encontrado entre ellos. El capellán interrogador Santiagus, pastor de los incorruptibles, ha reunido certezas respecto a ello: parece ser que en las estrellas Halo podrían esconderse muchos de los buscados, ya que también están interesados en alargar sus vidas y tener el poder suficiente para evitar su caza mediante esos dispositivos enterrados tiempo ha.

Otro ángel oscuro que se unió al contingente de guerra fue Joserael, joven bibliotecario que sintió los llantos de desesperanza y dolor provenientes de Elohim III. Como la sombra de la maldad se ceñía sobre esa población y la necesidad de hacer algo al respecto creció en su interior. Su conexión con la disformidad era fuerte, y ayudaría muy bien a combatir las fuerzas caóticas.

Con la aprobación del Círculo Interior, Paccael y sus hermanos tomaron rumbo con una pequeña flota hacia las estrellas Halo. Dos Cruceros de Asalto clase “Gladius” y hasta siete Destructores clase “Cazador” se dirigieron hacia el sistema Elohim. También se encontraban multitud de naves de menor tamaño que apoyaban a la flota y capaces de auxiliar a las tropas en la superficie. Durante su viaje recibieron la llamada de dos contingentes de marines leales que también se dirigían hacia el sistema, y decidieron aunar fuerzas para que la luz del emperador cayese como un martillazo a los invasores de Elohim III.

"Mi deber sagrado consiste en salvar tu alma de las garras de los Dioses del Caos... ¡Y la salvaré aunque para ello tengas que morir!" Capellán Interrogador

La llama purificadora de los Señores del Fuego 


Los Señores del Fuego son un Capítulo Leal de Marines Espaciales que obedece al Codex Astartes. Su fecha de fundación no ha sido establecida oficialmente. No hay información definitiva sobre qué semilla genética en su creación. Preceden sus asaltos con una descarga de misiles incendiarios, y se lanzan al enemigo calcinado antes de que las llamas se hayan apagado. Los Señores del Fuego prefieren los asaltos planetarios y tras su bombardeo orbital incendiario desatan sus Cañones Tormenta sobre el enemigo. 

Aunque su mundo natal, Pyra, está en el Ultima Segmentum, la llamada de socorro del planeta Elohim III fue escuchada por una de las flotas de los Señores del Fuego. Capitaneada por Potras Tayback, puso rumbo de inmediato hacia las estrellas Halo con tal de auxiliar a los defensores del planeta. Después de una exitosa campaña de purga y redención en los sectores más al norte de la vía Láctea y antes de volver a su hogar, el Capitán Potras decidió que su compañía debía hacer un último esfuerzo y llevar la luz del Emperador a los rincones más oscuros de la galaxia. 

Antes de su llegada al sistema Elohim su flota se reunió con las otras dos de Marines Espaciales y así golpear con mayor ferocidad a la invasión caótica y orka que asolaba el planeta. Algunas naves fueron destruidas durante la ruptura del bloqueo y también en la persecución de la flota hereje, pero la mayoría quedaron óptimas para el bombardeo planetario si fuera necesario.

Acordada la tregua con los xenos Tau, algunos decían que no era necesaria tal ayuda pero, el Capitán Potras Tayback de la 3ª compañía de los Señores del Fuego era consciente del gran Waaagh que debía de exterminar sin olvidarse de los traidores y renegados marines espaciales del caos. 

Dentro de la tercera compañía de los Señores del Fuego podemos encontrar nombres conocidos en muchos sectores, especialistas y marines temibles por su habilidad en las armas y en el control de la disformidad. 

Al mencionado capitán le acompañan tres bibliotecarios: Argetlam, Brisingr y Oromis. Individualmente ya son un rival temible pero cuando deciden unir fuerzas como si fuera un solo ser, sus proezas en el campo de batalla no tienen parangón. 

Para romper la primera línea de batalla nada mejor que un cañón tormenta manejado por el tecnosacerdote Mcgyver, que como bien dice: “No hay nada como el estruendo de la artillería impactando sobre esa inmundicia de xenos pieles verdes”. 

Los enemigos del Emperador serán calcinados por las llamas purificadoras, los Señores del Fuego preceden sus asaltos con una descarga de misiles incendiarios, y se lanzan al enemigo calcinado antes de que las llamas se hayan apagado. 

Ya coordinados con nuestros hermanos de batalla los marines Ángeles oscuros, la batalla es inminente. 

Capitán Potras Tayback hablando antes del despliegue a sus hermanos del capítulo: “Preparad vuestras armaduras y fortaleced vuestra mente. Las palabras del Caos no entraran en nuestros oídos. Las balas y las espadas no penetraran nuestra armadura. Limpiaremos Elohim III, ¡Por El Emperador!”

Cruzada de los Caballeros de San Jorge 


A diferencia de otros capítulos, los Templarios Negros tienen su propia forma de organizarse: cruzadas. Surcan la galaxia en flotas de diversos tamaños y si se juntasen todas en un único punto del espacio podrían contarse por miles de Marines Espaciales. Su rechazo al Codex Astartes ha provocado una gran expansión de este capítulo sucesor y siempre están allí donde se les necesita. 

La cruzada de los Caballeros de San Jorge fue fundada cuando San Jorge, el actual Mariscal de la cruzada, fue ascendido a su posición. Muchos de sus compañeros y aprendices decidieron seguirle en su creación, que actualmente cuenta con unos trescientos marines espaciales. San Jorge es un líder justo y honorable, capaz de motivar a sus hermanos de batalla a no rendirse nunca y a dar el máximo de si, por el Emperador y el Imperio de la humanidad. Su capacidad de oratoria siempre ha sido su mejor arma, pero también se defiende con garantías en las batallas que libra. Le acompaña su mentor y capellán principal en su cruzada, Casimiro, que con su experiencia y sabiduría aconseja al joven San Jorge. 

La cruzada cuenta con una flota no demasiado extensa, siendo el Crucero de Asalto “Lanza de Luz” la nave de mayor tamaño. Le escoltan dos Destructores clase “Cazador” y cinco Fragatas clase “Gladius”, haciendo estas últimas la función de vanguardia y exploradores de primera línea. A parte de éstas, también tiene la compañía de tres Naves de Transporte Imperial, ayudando en el abastecimiento y suministro a la cruzada. 

Llevan cincuenta años de misión en la escolta de unos miembros del Officio Assassinorum. Cuando éstos reciben órdenes, toda la cruzada se dirige hacia el lugar, sirviéndoles de plataforma de ataque y apoyo en las misiones de asesinato. Estos cuatro individuos, inquietantes y misteriosos, no suelen tener mucho contacto con los propios cruzados, pasando la mayor parte del tiempo encerrados en sus camarotes. No han causado problemas a los templarios y el único que recibe comunicaciones con ellos es el propio San Jorge. 

Cuando recibió la llamada de auxilio del planeta Elohim III no cambió de rumbo, acababan de cumplir una misión para el Officio Assassinorum y se dirigían a Mordia para reabastecerse y reclutar nuevos neófitos. Al no descubrir que ninguna flota Imperial estaba tan cerca del sistema planetario para socorrerle con rapidez, solamente otras dos flotas Marines Espaciales, decidió que la luz del Emperador debía dirigirse a las estrellas Halo y purgar el sector de xenos y heréticos.

Otros miembros destacados de la cruzada son el Paladín del Emperador Lázaro, antiguo aprendiz de San Jorge, y el Tecnomarine Pioquinto, encargado del funcionamiento de toda la flota.


Un apoyo inesperado, los Desmon’Tau 


Es extraño que las tropas del Imperio Tau se muevan más allá de la franja este del Segmentum Ultima, principalmente debido a su falta de desarrollo de motores de disformidad; incluso los aliados de éstos, los Kroots, tienen una tecnología rudimentaria que les permite viajar por el empíreo sin demasiado peligro. La falta de guías y astrópatas dentro de las castas Tau ha causado que su viaje espacial sea únicamente con propulsión convencional. 

Los Desmon’tau, uno de los cuerpos de cazadores del planeta Dal’yth y liderados por el comandante O’shark, quisieron ir más allá de los preceptos que la casta etérea profesaba y junto al cuerpo de cazadores Nopin’tau desarrollaron en su flota propulsores de Disformidad, creando una inteligencia artificial avanzada para que los guíe durante el viaje. Su preocupación por poder ir a defender rápidamente cualquier frente del Imperio Tau en cuestión de horas y la falta de experiencia en el campo del inmaterium les hizo cometer errores; errores que les costarían vidas, tiempo y distancia. 

Su primer experimento fue un completo éxito, llegando a la disformidad sin hacer explotar las naves. Lo que viene a continuación, es un horror y una masacre que pocos quieren recordar. Demonios y abominaciones aparecieron para atacar la flota, materializándose dentro de los pasillos y decorándolos de víscera y sangre Tau. Ésta batalla se desarrolló durante horas antes de que el comandante O’shark descubriera que al desactivar los propulsores de disformidad salvaría los que quedaban de su cuerpo de cazadores. Su orgullo le hizo creer que podría controlar la situación, pero finalmente tuvo que detener el viaje disforme bruscamente. Los demonios desaparecieron y la flota se encontró a la deriva, entre estrellas desconocidas. No sabían cuánto tiempo había pasado ni realmente dónde se encontraban.

La radiación de la estrella azul les obligó a asentarse en una luna cercana, esperando a que surgiera algún plan para poder volver a casa. Encontraron signos de vida imperial en el planeta más alejado del sistema, pero prefirieron evitar contacto alguno. Con todos los eventos que estaban sucediendo, O’shark decidió actuar para evitar toda esa maldad sobre Elohim III, y aunque el acuerdo con las fuerzas imperiales fue a regañadientes, la conveniencia de la situación fue más que suficiente. Este tratado era temporal mientras se luchaba contra el caos y la oscuridad. 

La flota liderada por O’Shark, junto a su lugar teniente An’Shova, han decidido empezar con un desembarque masivo de tropas de la Casta de Fuego en las principales provincias de Elohim III; guiados por el código del fuego, son guerreros leales y temidos en el campo de batalla por sus rifles de inducción. Junto a equipos de XV8 Crisis y XV88 Apocalipsis, los Tau han ayudado con efectividad a frenar el avance de los orkos y los caóticos. 

Nunca olvidarán la guerra del golfo de Damocles y el desinterés del imperio por ayudarles contra la flota enjambre Gorgona, pero dada la situación no tienen muchas más opciones para volver a su hogar. 

“Un futuro, una idea, el Bien Supremo llega a todos los rincones de la galaxia” 
 Libro primero, Crónicas de los Desmon’Tau.

Crónica realizada por el equipo defensor: Gallen, A.Lucas, Sgt. Potras, Torment y Shark.

Cap comentari:

Publica un comentari