dijous, 27 d’octubre de 2016

[WH40K] Campaña: Augurios de Oscuridad

Capítulo V: Una traición helada.


Desenlace. Situación post-batallas:

Victoria estratégica: Bando Necrón (Carles).

Pese a todos los esfuerzos que pusieron los chikoz del kaudillo Er’kan, no lograron superar la férrea piel de los necrones; esos seres eran más duros de lo que parecían, y el armamento orko no era el más idóneo para despacharlos con garantías. Imotekh saboreó de nuevo la sangre orka, probando nuevamente que sus ancestrales guerreros estaban preparados para combatir a cualquier ser de materia orgánica. Ahora que disponía de parte del arsenal recuperado de su dinastía, podría golpear duramente al resto de invasores de Elohim III.

Victoria económica: Bando Imperial (Gallen, Potras, Ángel Lucas, Torment).

La helada tempestad azotó tan fuerte como lo hacían los cañones imperiales a las castas del fuego del Comandante O’Shark. Pese a su tecnología y gran capacidad táctica, la veteranía en entornos inhóspitos y nevados de los vostroyanos doblegó la voluntad de fuego de los Tau. El gobernador militar Volganov recuperó el Generador Térmico Vespero II con daños mínimos y dio el mensaje que deseaba a la resta de población imperial del planeta: abandonar el camino del Emperador estaba castigado, y unirse al Imperio Tau aún más.


Victoria civil: Bando Tau (Shark, Lucas).
Aunque la emboscada imperial les causó una situación difícil de manejar, O’Lucas tiró de talento estratégico y guio a sus guerreros hacia la victoria. Pese a que se le había prometido una batalla contra orkos y caóticos, encontrarse frente al Capitán Payback de los Señores del Fuego fue un reto motivador. Los dos líderes aprovecharon sus oportunidades, y finalmente fue el bando de los Nopin’tau quienes salieron victoriosos: sus métodos defensivos vencieron al ataque sorpresivo de los marines espaciales. Los ciudadanos refugiados en el Centro de Adiestramiento Solar Macarius lo vieron todo, acabando por dar apoyo unánime a los defensores del Bien Supremo.


Victoria heroica: Mephisto.

Ghozzbak dominó completamente al demoníaco Superius; su inmortalidad no fue suficiente como para que el kaudillo orko cediese el mando de la invasión, además de darle más razones para considerar enemigos a todos los marines del caos. Su interrupción le costó tropas y tiempo al kaudillo, pero fortaleció enormemente el liderazgo del enorme pielverde. Alzado como el principal arquitecto del asedio a Elohim III, ahora estará en las miradas y en las mirillas de todos los defensores, además de seguir cubriéndose las espaldas para evitar posibles traidores entre sus secuaces.

Victoria narrativa: Bando Orko (Mephisto, Xurxu, Juan).

Una vez despachadas las tropas del Capitán Paccael que se pusieron entre él y el Centro Penitenciario Vergun, Xurxuc buscó por todos los rincones del complejo a la inquisidora. Aunque el resultado de la refriega hubiese sido diferente y el líder de los Ángeles Oscuros hubiese vencido, solamente se encontrarían con el maltrecho cadáver de la que antes era llamada Ekaterina ivanova. Pese a todo, Xurxuc consiguió recuperar el diario de la inquisidora, justamente donde tenía anotada toda la información referente a los artefactos Halo; algunas páginas estaban dañadas, pero con un concilio de los eztrambótikos más inteligentes del planeta lograría descifrar cuál sería el siguiente paso en esta larga búsqueda.


Pensamiento del día: "La falta de piedad es la generosidad del sabio"

Cap comentari:

Publica un comentari